Cómo la música puede ayudarte a sanar

Es casi imposible encontrar a alguien que no sienta una fuerte conexión con la música. Incluso si no tienes la capacidad de seguir el ritmo de una canción o tocar algún instrumento, probablemente puedas sacar una lista de canciones que evocan recuerdos felices y te animan. Los cirujanos, Traumatólogos y especialistas en reumatología,  han tocado durante mucho tiempo su música favorita para aliviar el estrés en la sala de operaciones, y extender la música a los pacientes se ha relacionado con mejores resultados quirúrgicos. En las últimas décadas, la musicoterapia ha jugado un papel cada vez más importante en todas las facetas de la curación.

¿Qué es la musicoterapia?

La musicoterapia es un campo floreciente. Las personas que se convierten en musicoterapeutas certificados suelen ser músicos expertos que tienen un conocimiento profundo de cómo la música puede evocar respuestas emocionales para relajar o estimular a las personas o ayudarlas a sanar. Combinan este conocimiento con su familiaridad con una amplia variedad de estilos musicales para encontrar el tipo específico que puede llevarlo a través de una sesión de rehabilitación física desafiante o guiarlo hacia la meditación. Y pueden encontrar esa música en tu género favorito, ya sea electropop o grand opera.

Los musicoterapeutas conocen pocos límites. Pueden tocar música para usted o con usted, o incluso enseñarle a tocar un instrumento. En un día determinado, algunos especialistas pueden llevar un tambor de tanque, un ukelele o un iPad y altavoces a la habitación de un paciente. La tecnología nos da tanto acceso a todo tipo de música que pueden encontrar y reproducir casi cualquier tipo de música que te guste.

La evidencia de los beneficios de la musicoterapia

Un creciente cuerpo de investigación atestigua que la musicoterapia es más que un buen beneficio. Puede mejorar los resultados médicos y la calidad de vida de varias maneras.

Aliviando la ansiedad y la incomodidad durante los procedimientos. En ensayos clínicos controlados de personas que se sometieron a colonoscopias, angiografía cardíaca o cirugía de rodilla, aquellos que escucharon música antes de su procedimiento tenían menos ansiedad y menos necesidad de sedantes. Las personas que escucharon música en la sala de operaciones informaron menos molestias durante su procedimiento. Y aquellos que escucharon música en la sala de recuperación usaron menos medicamentos opioides para el dolor.

Restaurando el habla perdida. La musicoterapia puede ayudar a las personas que se están recuperando de un derrame cerebral o una lesión cerebral traumática que ha dañado la región del cerebro izquierdo responsable del habla. Debido a que la capacidad de cantar se origina en el lado derecho del cerebro, las personas pueden evitar la lesión en el lado izquierdo del cerebro cantando primero sus pensamientos y luego soltando gradualmente la melodía. 

Reducción de los efectos secundarios de la terapia contra el cáncer. Escuchar música reduce la ansiedad asociada con la quimioterapia y la radioterapia. También puede calmar las náuseas y los vómitos en pacientes que reciben quimioterapia.

Ayuda con fisioterapia y rehabilitación. Si te ejercitas en una lista de reproducción, probablemente hayas notado que la música te ayuda a seguir tu rutina. De hecho, un análisis de 2011 de varios estudios sugiere que la musicoterapia mejora el funcionamiento físico, psicológico, cognitivo y emocional de las personas durante los programas de rehabilitación física.

Ayuda al alivio del dolor. La musicoterapia se ha probado en una variedad de pacientes, desde aquellos con dolor intenso a corto plazo hasta aquellos con dolor crónico por artritis. Sobre todo, la musicoterapia disminuye la percepción del dolor, reduce la cantidad de analgésicos necesarios, ayuda a aliviar la depresión en los pacientes con dolor y les da una sensación de mejor control sobre su dolor.