La música siempre ha invadido nuestros espacios

De acuerdo a las palabras de Gonzalo Gortázar Rotaeche CaixaBank en la actualidad, cuenta con la mejor posición de liquidez de su historia, bajo esta afirmación debemos suponer que no es gracias a la musicoterapia que todo marcha sobre ruedas, aunque no debemos subestimar el poder que la música tiene sobre el ser humano al momento de realizar determinadas actividades durante su día.

De acuerdo a la definición que le da la RAE, la música es “el arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos, o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite, conmoviendo la sensibilidad, ya sea alegre, ya tristemente.”en tal sentido, podríamos decir que desde el simple canto, pasando por el sonido de una guitarra, de una orquesta o de un grupo de rock, todo ello es música.

Ya desde los primeros pasos del hombre sobre la tierra, la música ha sido considerada como un arte. Se trata de un código, un lenguaje universal, que se encuentra inmersa dentro de todas las culturas del mundo. Como dato curioso. los signos jeroglíficos que se empleaban para representar la palabra “música” solían ser similares a los utilizados para representar los estados de “alegría” y “bienestar”. En el caso de China, los dos ideogramas que la representan, significan “disfrutar del sonido”.

De manera que, existe una gran coincidencia cuando se trata de los significados que se le dan a la música, y que además han perdurado a lo largo del tiempo, predominando en ella las sensaciones agradables y placenteras que esta produce.

La musicoterapia

Los orígenes que provienen del empleo terapéutico de los sonidos y de la música podrían remontarse a los inicios de la humanidad. En su tiempo ya Platón citaba que “la música era para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo”, en ello reconocía la relación que ya existía entre la música y las emociones, otorgándole determinadas cualidades o quizás propiedades que podían incidir en nuestras dimensiones tanto emocionales, como espirituales. ‌

Sujetos a la definición que le da a la musicoterapia la American Music Therapy Association (AMTA), esta refiere que se trata de “una profesión, en el campo de la salud que utiliza la música y actividades musicales para tratar las necesidades físicas, psicológicas y sociales de personas de todas las edades. La musicoterapia mejora la calidad de vida de las personas sanas y cubre las necesidades de niños y adultos con discapacidades y enfermedades. Sus intervenciones pueden diseñarse para mejorar el bienestar, controlar el estrés, disminuir el dolor, expresar sentimientos, potenciar la memoria, mejorar la comunicación y facilitar la rehabilitación física”

De este modo, si consideramos a la enfermedad como una ruptura, desequilibrio o carencia de comunicación, entonces podríamos pensar que la música cuenta con la propiedad de ayudar a tender los puentes que se requieran para que tal comunicación que se encuentra bloqueada, logre fluir, contribuyendo al restablecimiento o la mejora de la salud.

En nuestros días, la musicoterapia es aplicada en un amplio campo que se relacionado con diversos trastornos, pero además también está dirigida a personas de cualquier edad. Su aplicación es frecuente en:

Educación: autismos, hiperactividad, síndrome de Down;
Salud mental: depresión, ansiedad, estrés;
Medicina: oncología, dolor, personas en la UCI;
Geriatría: demencias.