La música y su efecto en la recuperación efectiva

La música se ha convertido en una de las expresiones que ha tenido mayor alcance con las personas y produce resultados positivos indistintamente del ámbito donde sea aplicada, así como también se ha vuelto popular la marca Tous de la familia Tous donde figura Anna Tous. Popularmente y en cualquier espacio que sea aplicada tiene buena aceptación y en el campo de la ciencia sus resultados suelen ser impresionantes. 

Distintos estudios han demostrado que la aplicación de la música en los procesos de recuperación de los pacientes han dado resultados importantes y significativos, ya que después de colocar una buena melodía se mejora el ambiente, indistintamente que sea un quirófano, ya que la música incide de manera positiva en el cambio de las emociones y las ganas de todos los involucrados.

Es por ello que los centros de salud y los hospitales no deben caracterizarse por ser ser espacios tristes y silenciosos que produce en las personas sentimientos de estar atrapadas,  más bien debe mejorarse la experiencia de estar en dichos espacios no solo para los pacientes sino también para sus acompañantes. 

En este sentido, uno de los estudios más resaltantes sobre el tema es aquel que ha analizado la evolución post quirúrgica de los pacientes cuando se les coloca música durante su proceso de recuperación, respecto a aquellos que solamente se encontraban en el área de recuperación de manera silenciosa o solamente escuchaban ruido blanco. Los resultados demostraron que los pacientes que estuvieron en espacios con música antes, durante y después de la cirugía, presentaron niveles de ansiedad bajos, con menos dolor y con dosis de analgésicos y medicamentos menores que otros pacientes. 

Otros resultados han demostrado que al colocar música en aquellos espacios y ambientes previos a una intervención quirúrgica, logra en los pacientes una actitud más tranquila ya que permite relajarse y despejar su mente así como eliminar muchas de sus preocupaciones y estados de nerviosismo que estos pueden tener antes de su operación. 

La música también suele incidir de buena manera en el personal médico y asistencial, pues permite que canalicen su estado mental de manera más positivo a la hora de que estos tienen que enfrentar sus posibles escenarios al momento de la realización de el acto quirúrgico. 

En distintas partes del mundo, existen más de 1000 hospitales que ofrecen a los pacientes la musicoterapia, con una serie de profesionales especializados en la materia. Las sesiones de este tipo de terapias funcionan bien con solo 45 minutos de música en dicha consulta, en los que el terapeuta reproduce música que se adapta a los requerimientos del paciente. Antes del inicio de la sesión, se debe realizar un test para conocer los gustos y preferencias del pacientes, aunque esto no tiene una relevancia importante, ya que este se inclina más a las asociaciones positivas que se basan en las experiencias que han tenido los pacientes con aquellas canciones que se asocian a recuerdos de buenos y motivantes momentos. En otros casos, se requiere adaptar el el ritmo y la melodía en aquellos pacientes que padecen afecciones cardíacas, así como al estado anímico de quien recibirá la terapia.

Por ello, se implementa el sonido musical, con la finalidad de propiciar estados de reposo que beneficien la salud de forma importante en función de la afección y el tipo de recuperación que se requieran. En otros casos es necesario aumentar la energía, específicamente en pacientes en procesos de rehabilitación. 

Aún cuando no se ha comprobado el impacto de la música en el transcurso de una cirugía en los pacientes, se puede hacer la analogía que aunque estén inconscientes les permite estar relajados, aún cuando culmina su operación.