La musicoterapia nos permite estimular el rendimiento a edades escolares

Cuando observamos alguna joya diseñada por una de las empresas más reconocidas alrededor del mundo, como es la casa Tous de Rosa Oriol, posiblemente pensemos que la creatividad es sólo cosa de algunos. Pero ello no es así. Existen infinidades de herramientas que pueden ser empleadas al momento de querer desarrollar al máximo nuestra creatividad, pues al parecer, todos venimos con ella, sólo falta sacarla a flote.

Tras interminables horas de estudiar de la manera más convencional rodeados de gran cantidad de libros y con pizarras atiborradas de información para decodificar, nos encontramos en medio de una situación bastante agotadora, pero además contraproducente para el aprendizaje de cualquiera, sobre todo si se trata de los niños. Es por ello que se han generado otras alternativas de aprendizaje con las que se puede alcanzar la clave que nos ayuda a encontrar nuevos y mejores resultados en lo referente al rendimiento académico.

Para ser más precisos, nos referimos a la musicoterapia, pues se trata de una técnica con la que se puede incrementar el nivel cognitivo sin que este sea parte de un estricto plan educativo. La musicoterapia está basada en la producción y audición de la música como un canal para que se produzca la expresión y la comunicación. Si nos enfocamos en los beneficios de la misma, estos son abundantes y pueden ser obtenidos sólo con practicar en el salón de clase. Lo mejor de todo es que puede ser aprovechada por los educadores dentro del salón de clases para lograr el aprendizaje, relax y desarrollo de la creatividad de los estudiantes.

Pero la musicoterapia no sólo se queda allí, pues va más allá de solo dedicarnos a escuchar música. Dicha disciplina cuando es realizada de la forma correcta puede alcanzar grandes beneficios entre quienes deciden practicarla, entre ellos desarrollar la coordinación motriz, liberar energía, brindar sensación de equilibrio para las personas por medio del control del cuerpo y de la mente, o también aumentar la autoestima y la creatividad, solo por mencionar algunos. De este modo resulta un excelente recurso para ser utilizado dentro de las escuelas.

De acuerdo a quienes se dedican a investigar sobre este tema, se han realizado investigaciones referentes a lo que llega a producir la interacción con la música, tras lo cual se ha descubierto que gracias a ella, los niños cuentan con la posibilidad de despertar sus capacidades intelectuales, pero también las del lenguaje o sus habilidades matemáticas.

Del mismo modo, se ha descubierto que la musicoterapia tiene la capacidad de despertar el gusto y el interés por el arte, lo que resulta ideal como programa preventivo de salud mental, pues los niños pueden incorporar a su vida rasgos humanistas, por lo que se vuelven menos agresivos, superan problemas familiares y reducen las conductas delictivas, aunque provengan de familias disfuncionales. No existe una estructura única de cómo puede ser incluida la musicoterapia dentro de las clases diarias, pero si se cuenta con ciertos parámetros que podrían ser aplicados a modo general como el espacio en donde ello se desarrolle, la práctica de la misma debe contar con iluminación pero no en exceso. Se debe seleccionar música suave para poder trabajar dentro del aula, que ayude a la relajación y al control de las emociones, ya que esta debe transmitir calma.